jueves, 31 de agosto de 2017

Dulce estío, errático final

Puedes mirar a través de cada uno de mis poros, besarme los ojos y quitarme este rubio estacional por convenio.

Arañarme la memoria, construir un tren de aire y volar hacia el sur de mi ombligo.

Podrías quizá entrelazar tus dedos con mis dedos, acariciarme las pestañas y enredarte en mi melena.

Dejarme trenzar tu pelo, sujetártelo mientras devoras mi sexo y besarte, besarme, entre gemido y gemido.

Puedes poner Jazz y música real entre tanto y tanto, que yazca de mientras agazapada sobre ti y que desees mi espalda. 

Aumentar los minutos de descuento, beber de tu elixir y explorar tu masculinidad.

Dejar que el sudor se mezcle con la purpurina, jugar con mi sonrisa y follarnos hasta el atardecer.

Seguir el compás percutiendo detrás de tu oreja, seguir el compás en cuclillas y seguir el compás mordiéndonos los pezones.

Atardecer en mi cintura, abrazar mi soledad y quedarte para nunca.

Los cristales empañados aquí dentro y la lluvia nos recibe allá fuera. Corre una leve brisa y nos diviso libres y felices. Salimos victoriosos de un encuentro amistoso, el público feroz se alza y el rímel que vestía mis pestañas se pierde tras el sudor. Qué maquillaje tan bello e inexistente, qué melena de leonas se nos regala.

- @nuriabarreraa 

lunes, 27 de marzo de 2017

Reflexiva pausa sentimental


Llegaste a mi vida sin avisar
sin haber llamado antes
sin haber tocado el timbre de mi piso para que abriera la puerta. 

Llegaste con tus botas sucias, gastadas de tanto andar
con tus labios fruncidos
tu sonrisa triste y tus ojos decaídos 
demolieron con un toque el muro de papel cuarteado 
y regaste la tinta, que protegían mi mundo. 

Mi soledad era placentera. 
Si te vas ¿qué me dejarás?
Si todo te lo llevas contigo. 

**

Te acaricio, te beso, te sonrío. 
¿Estás de paso? 
Te dejas querer y haces que abandone mi 
cuerpo al placer , a la gratitud, al espejismo.
Espero que cuando cierres los ojos no te ausentes de mí
no pienses en quien hayas amado 
o en quien amas secretamente
piensa en mí. 

Aunque estés en mis brazos y no en los de otra
sé que vivo presa y prestada
no puede ser de otra manera 
y quiero que sea de otra manera. 

**

Cuando sonríes distraído, 
cuando te hago reír, 
cuando te hago enojar, 
cuando toco tus labios, 
cuando besos tus ojos, 
cuando acaricio tu espalda y pareces feliz…
el mundo hace una pausa y baila alegre entre mis pies.

(Blog personal:  Isabelle )

miércoles, 22 de febrero de 2017

No hace falta mucho.

Y no hace falta una canción,
No hacen falta mil poemas,
Se esfumaron los dilemas,
Ya tomé una decisión.

Todo sin proposición,
En el auge de las penas,
Con palabras supremas,
Tomaste la posición.

Posición de mi corazón,
Corazón exaltado,
Exaltado corazón,
Dueño de la razón;
Sólo haces falta tú.

Resultado de imagen para the jardin de la fontaine, nîmes


martes, 29 de noviembre de 2016

Nunca has sido tú, todo el rato


A quien me vio hueca
y decidió guardar sus armas 
para esconder el pasado
y los muertos
y las noches. 


Eres tan inoportuna
como seguir cantando una canción
que ya ha terminado;
como un estribillo repetido,
sin sentido,
vacío.

lunes, 28 de noviembre de 2016

MUJERES



Las cifras son alarmantes, la sangre corre insistentemente y los gritos resultan inaudibles. No hay escapatoria, no hay disfraz para Juana de Arco, ni futuro predecible. Bajo la cama, bajo la mesa o bajo el ego de algún hombre, nos escondemos agitadas, mientras sostenemos con fuerza la esperanza de un nuevo día.

-"No usen faldas, escotes, vestidos, maquillaje", "no salgan sin un hombre", "no desobedezcan a su pareja": "O les puede ir muy mal".-

Entreguémonos entonces al miedo, a la sumisión, a la monogamia aplastante que compete a la mujer mientras se acompaña del infame heterismo masculino. Tomemos la mano de la resignación y callemos los abusos porque hablar de violencia a la mujer nos convierte en criminales.

Cuando uno vive de cerca las historias que a los hombres machistas, les resultan valerosas, comprende cuán repugnante es la indiferencia de la raza humana.
No se trata de hacer pronunciamientos que buscan atención, no se trata de un cúmulo irracional de quejas; se trata de vidas, de muertes, de MUJERES.

Somos mujeres porque no tenemos su sexo y eso automáticamente nos reviste con un manto de fragilidad innecesaria. No somos menos inteligentes, menos sagaces y mucho menos incapaces. Somos personas, bajo el mismo concepto que pregonan las constituciones, ¿entonces por qué día a día somos víctimas de violencia a causa de nuestro sexo?. ¿Por qué tenemos que rasgarnos las vestiduras, ponernos de rodillas, empuñar las riendas domésticas y olvidarnos de que existimos como nosotras y no como "esposas de..."?. ¿Por qué nos creemos el cuento de ser insignificantes, insuficientes y dependientes?.

No somos mujeres porque nos han convertido en mujeres o en el "otro" género, somos mujeres porque luchamos por ello, porque día a día tenemos que someternos a las concepciones desgraciadas disfrazadas de conductas regulares aceptables. Somos mujeres por suerte o infortunio (considerando el tiempo y el espacio).

No queremos empuñar una bandera en pro de los favoritismos o las consideraciones, queremos más bien sentirnos en igualdad de condiciones, sin mofas,sin violencia, sin moralidades.
Ni la iglesia, ni las costumbres, ni el género mismo pueden enterrarnos bajo la supremacía de ningún otro ser.

También soy mujer y no quiero ser un número más en la lista mundial  de los feminicidios, ni quiero callarme cuando puedo gritar. Soy mujer y no quiero ser muerte, quiero ser poesía.




-ANGIE CAROLINA ERASO JARAMILLO.

domingo, 27 de noviembre de 2016

Arsis

Orilla de silencio llena de blues junto al cielo molto agitado

                                       Amor rubato en el cuarto de tono,

Sentimientos de sonidos.

                                       Me quieres blanca, negra o redonda, fusa y confusa.

Rota, escalonada, ascendente o descendente.

                                                     Cromática o de cuarta.

En intensidad, en fuga.

                                       Con movimientos lentos o agitados.

Aleatoria, cambiante.

                                                                              Ligera, moderada.

                   Siento un ataque de sonido.

   Barras en el aire alteran la armonía.

                                        Tú eres vibrante, yo soy variante.

No quiero una división musical.

                                        Los intervalos de tu musicalidad bajan la intensidad.

Patético.                         Eres ritmo, música, ruido.

                                                          Sensibilidad total en tiempo fuerte.

 Mi armadura se fuga. Andante. Alterada.

                      Ya no canto, ya no tengo tonalidad.

Vivo acorde a tu capricho con este sentimiento tremolo.

Se cierra la puerta de armonía.