martes, 29 de noviembre de 2016

Nunca has sido tú, todo el rato


A quien me vio hueca
y decidió guardar sus armas 
para esconder el pasado
y los muertos
y las noches. 


Eres tan inoportuna
como seguir cantando una canción
que ya ha terminado;
como un estribillo repetido,
sin sentido,
vacío.

lunes, 28 de noviembre de 2016

MUJERES



Las cifras son alarmantes, la sangre corre insistentemente y los gritos resultan inaudibles. No hay escapatoria, no hay disfraz para Juana de Arco, ni futuro predecible. Bajo la cama, bajo la mesa o bajo el ego de algún hombre, nos escondemos agitadas, mientras sostenemos con fuerza la esperanza de un nuevo día.

-"No usen faldas, escotes, vestidos, maquillaje", "no salgan sin un hombre", "no desobedezcan a su pareja": "O les puede ir muy mal".-

Entreguémonos entonces al miedo, a la sumisión, a la monogamia aplastante que compete a la mujer mientras se acompaña del infame heterismo masculino. Tomemos la mano de la resignación y callemos los abusos porque hablar de violencia a la mujer nos convierte en criminales.

Cuando uno vive de cerca las historias que a los hombres machistas, les resultan valerosas, comprende cuán repugnante es la indiferencia de la raza humana.
No se trata de hacer pronunciamientos que buscan atención, no se trata de un cúmulo irracional de quejas; se trata de vidas, de muertes, de MUJERES.

Somos mujeres porque no tenemos su sexo y eso automáticamente nos reviste con un manto de fragilidad innecesaria. No somos menos inteligentes, menos sagaces y mucho menos incapaces. Somos personas, bajo el mismo concepto que pregonan las constituciones, ¿entonces por qué día a día somos víctimas de violencia a causa de nuestro sexo?. ¿Por qué tenemos que rasgarnos las vestiduras, ponernos de rodillas, empuñar las riendas domésticas y olvidarnos de que existimos como nosotras y no como "esposas de..."?. ¿Por qué nos creemos el cuento de ser insignificantes, insuficientes y dependientes?.

No somos mujeres porque nos han convertido en mujeres o en el "otro" género, somos mujeres porque luchamos por ello, porque día a día tenemos que someternos a las concepciones desgraciadas disfrazadas de conductas regulares aceptables. Somos mujeres por suerte o infortunio (considerando el tiempo y el espacio).

No queremos empuñar una bandera en pro de los favoritismos o las consideraciones, queremos más bien sentirnos en igualdad de condiciones, sin mofas,sin violencia, sin moralidades.
Ni la iglesia, ni las costumbres, ni el género mismo pueden enterrarnos bajo la supremacía de ningún otro ser.

También soy mujer y no quiero ser un número más en la lista mundial  de los feminicidios, ni quiero callarme cuando puedo gritar. Soy mujer y no quiero ser muerte, quiero ser poesía.




-ANGIE CAROLINA ERASO JARAMILLO.

domingo, 27 de noviembre de 2016

Arsis

Orilla de silencio llena de blues junto al cielo molto agitado

                                       Amor rubato en el cuarto de tono,

Sentimientos de sonidos.

                                       Me quieres blanca, negra o redonda, fusa y confusa.

Rota, escalonada, ascendente o descendente.

                                                     Cromática o de cuarta.

En intensidad, en fuga.

                                       Con movimientos lentos o agitados.

Aleatoria, cambiante.

                                                                              Ligera, moderada.

                   Siento un ataque de sonido.

   Barras en el aire alteran la armonía.

                                        Tú eres vibrante, yo soy variante.

No quiero una división musical.

                                        Los intervalos de tu musicalidad bajan la intensidad.

Patético.                         Eres ritmo, música, ruido.

                                                          Sensibilidad total en tiempo fuerte.

 Mi armadura se fuga. Andante. Alterada.

                      Ya no canto, ya no tengo tonalidad.

Vivo acorde a tu capricho con este sentimiento tremolo.

Se cierra la puerta de armonía.




Mujer poesía

Ella es Mujer sonrisa
cuando siempre en su propio mundo
cabalga sobre mi sombra
para que no me pierda
entre mis dudas.
Es Mujer jinete
de manos fuertes y aferradas
a la vida risa
a la vida baile.
Es Mujer semilla
de raíces que penetran
en mi pecho abierto
a cada brizna de arte.
Y es Mujer arte
porque colorea cada esquina
del campo de batalla
que rodea mi cabeza.

Ojalá pudierais conocerla
porque es Mujer terapia
sin cobrar un duro
por sus palabras.
Es Mujer silencio
y Mujer grito todo unido
en su manera          de estar     ahí.
                                                                      Aquí.
Ella es Mujer vuelo
cuando se eleva tan alto
que soy yo quien mira hacia abajo.
Es Mujer salto
porque la huida
le resulta demasiado adulta.
Y es Mujer niña
porque todo le parece extraño.

Ella es Mujer fuego
que deslumbra a cada paso
sin dejarte ciego.
Es Mujer magia
porque convierte cada sentimiento
en bandadas de golondrinas
susurradas.
Es Mujer juego
de locos y cuerdos
saltando una comba invisible.
Y es Mujer misterio
porque incluso cuando se va
aún la siento.

viernes, 25 de noviembre de 2016

ilusiones celestes

Más que la entropía del universo, la entropía de mi mente. ¿O es el universo mi mente? ¿O es mi mente un caos? En este caos en que más que el sol, es la luna mi faro. 

Atrapada en un agujero negro, sigo en busca del infinito, ignorando dónde acabaré pero conociendo el astro de salida. Terminaré siendo una supernova, cuya meta no es más que una utopía, la libertad,



mi libertad.

@nuriabarreraa

martes, 22 de noviembre de 2016

Una gran casa del futuro

El piso de esta casa eres tú,
El soporte del techo soy yo,
Por dentro somos puros;
Una gran casa del futuro.

El amor se llena y llena;
Errores se esfuman en la cena,
Entonces no es algo que frena,
Cuando despedimos la novena.

Regresa la sangre a mis venas,
Y congelo la condena,
Es mi sol la luz que quema;

Los males y las penas.

Imagen relacionada

@Soytualba

miércoles, 2 de noviembre de 2016

ver S.O.S: Noviembre

ver S.O.S: Noviembre:



Noviembre no es un mes,
son unos segundos de distracción
vestidos de noche y lluvia,
oscuro viento en la acera.
Es un soplo que nadie oye.
                
Noviembre no es un mes,
no nos engañemos. Son luces tenues
sin gente en la calle ni ruido alguno.
Es una sombra que cubre cabezas,
un escaparate donde nadie se para.

Noviembre es una almohada
hecha con los truenos de la noche.
Se resquebraja en la cama revuelta
del cielo que ladra con rabia
un dolor desconocido.

Noviembre no es un mes ni tiene nombre.
Es cuna del pájaro que ha huido,
la voz del niño callado
cuando no sabe con qué jugar
y mira la nada, ausente.