sábado, 12 de marzo de 2016

Quiero

De pequeño me enseñaron que no es menester llorar por lo perdido,
pero hoy quiero hacerlo, quiero sentirme afligido.
Quiero sangrar, quiero morir, quiero gritar, quiero;
de mis sueños ser capitán y pasajero.

Esclavo de las ilusiones dueño de mi hipocresía,
por la noche muero, renazco por el día.
Licántropo de la misiva, de la mortecina un espía,
quiero que la estrella fugaz me libere de ésta,  mi misantropía.
Cansado del romanticismo y de tus faros de Alejandría,
escribo tus sueños en las noches y los vivo por el día.
Licántropo de la misiva, de tus bajos retales un espía.
No me malinterpretes, esto es solo poesía.

Quiero morir entre tus dulces besos de amianto,
bailar sobre este canto, perder el norte, no tildar la esdrújula.
Cuando digas un ''sí quiero'' te acecharé bajo tu manto,
me hiciste perder el norte porque tú eras mi brújula.
Lánguido fúnebre lúgubre espejo, dime tú que ves,
no me mires a la cara, mírame  a los pies,
quédate con cada paso pero del revés.

Y hoy no quiero ser el primero.
Hoy fuma tú, yo lleno de lágrimas el cenicero.
Hoy no me quiero, pero para serte sincero,
todavía te amo y con este verso me libero.



                                                                                                  J.R. Cristian.

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchísimas gracias por el comentario, parecerá una tontería, pero estos detallitos me llenan muchísimo... Más de lo que cualquiera pueda llegar a imaginar.

      Eliminar